Nació en la ciudad de Buenos Aires en la Avenida Córdoba y Carlos Pellegrini. Su padre, Roger, era un famoso músico de jazz, y Cristina recuerda los acordes mágicos de su trompeta.

Desde los doce años su vocación estaba definida, no era la música su destino sino el grabado y el dibujo. Ingresó con tan solo trece años a estudiar en la Escuela de Bellas Artes Manuel Belgrano, a instancias de un gran amigo de la familia, el maestro Alcides Gubellini.Al cabo de dos años, y siguiendo los cursos de grabado con la genial Aída Carballo, la joven Cristina descubre su amor por el buril. Luego de egresar como profesora de pintura y grabado, recibe el apoyo de Fernando López Anaya y Jorge Romero Brest, que sumado al Primer Premio de la Bienal de Ibiza en España, en 1968, la consagran prontamente como una de las figuras destacadas del Arte Nacional.

Conoce España en 1969 y desde entonces sus viajes son periódicos para presentar exposiciones tanto en lo de Josefa Seiquer, como en otras galerías y entidades culturales, con una beca otorgada por el gobierno de Francia trabaja y estudia en Madrid en la Casa de Velázquez y años después trabaja con Staney W. Hayter, en el Atelier 17 de Paris, famoso estudio donde han grabado grandes artistas como wassily Kandinsky y Antoni Tapies.

En Argentina obtuvo los grandes premios del Salón Nacional y Municipal de Grabado, y el consagratorio Premio Facio Hebequer otorgado por la Academia Nacional de Bellas Artes.

En el año 2000 recibió el Premio Bienal Internacional de Gráfica, Francavilla al Mare, Italia.

Sus obras integran las más importantes colecciones de museos en Corea, estados Unidos, Egipto, España, Japón, Paraguay y Uruguay, y en nuestro país en los museos de Olavarría, Tandil, Coronel Pringles, Necochea, resistencia, Chaco, Genaro Pérez, Emiio Caraffa, Cento de Arte Contemporáneo “Chateau Carreras” de Córdoba, Ushuaia, Tierra del Fuego, y el Museo de arte Moderno de la Ciudad de Buenos Aires, entre otros.

Ignacio Gutiérrez Zaldívar
2001